Costa del Maule norte

By Team eBird abril 17, 2013
Flamenco chileno
Flamenco chileno

Flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis). Foto: Pablo Cáceres.

Las costas de la Región del Maule pueden dividirse en tres grandes zonas. La primera está circunscrita en torno a la desembocadura del río Reloca, al sur del río Maule. Las otras dos, al norte de éste, se dividen primero en un grupo de lagunas costeras en el extremo septentrional de la región, donde están incluidas el Lago Vichuquén, Laguna Torca, Lagua Agua Dulce y Laguna Los Coipos. Por último, la tercera zona, y quizás la más importante respecto a la diversidad de la ornitofauna (como también el número de especímenes), corresponde a una franja de más de 40 kilómetros entre los ríos Maule y Mataquito, predominando en esta amplias dunas y humedales litorales.

Las costas de la Región del Maule pueden dividirse en tres grandes zonas. La primera está circunscrita en torno a la desembocadura del río Reloca, al sur del río Maule. Las otras dos, al norte de éste, se dividen primero en un grupo de lagunas costeras en el extremo septentrional de la región, donde están incluidas el Lago Vichuquén, Laguna Torca, Lagua Agua Dulce y Laguna Los Coipos. Por último, la tercera zona, y quizás la más importante respecto a la diversidad de la ornitofauna (como también el número de especímenes), corresponde a una franja de más de 40 kilómetros entre los ríos Maule y Mataquito, predominando en esta amplias dunas y humedales litorales.

Dentro de este conjunto de humedales, dunas y desembocaduras de ríos, se han podido contabilizar más de 130 especies de aves, desde migratorios, residentes, errantes y otras tantas endémicas o asociadas a remanentes de la, hoy en día, frágil e intervenida Cordillera de la Costa maulina.Desde el sur por la desembocadura del río Reloca comienza a manifestarse una accidentada costa rica en acantilados y formaciones geológicas que en el extremo norte del río Maule y hacia latitudes más septentrionales son reemplazadas por extensas playas y formaciones de

dunas que, de una u otra forma, aíslan a estas poblaciones de aves y configuran uno de los sitios más fructíferos de la región para la abundancia de aves y la congregación de un constante flujo de especies migratorias. La volátil y permanente movilidad que exhiben queda de manifiesto al toparse un día con una bandada de Cuervos de pantano (Plegadis chihi) y al siguiente con un grupo de Playeros pectoral (Calidris melanotos) o Chorlos de doble collar (Charadrius falklandicus).

Dentro de esta diversidad de aves, destacan especies como el Flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis), cuya presencia durante los meses de invierno tiñen la extensa desembocadura del río Mataquito, llegando a presenciarse individuos incluso en el período estival y en los humedales más costeros como los de Putú.

Los anseriformes pueden observarse en diversas concentraciones, pero especialmente en los meses de primavera, grandes bandadas migratorias de Cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus) y Cisnes coscoraba (Coscoroba coscoroba), al igual que el Pato jergón grande (Anas georgica), Pato jergón chico (Anas flavirostris), Pato real (Anas sibilatrix), Pato colorado (Anas cyanoptera), Pato cuchara (Anas platalea), Pato rana de pico delgado (Oxyura vittata), Pato gargantillo (Anas bahamensis), Pato capuchino (Anas versicolor), Pato negro (Netta peposaca) y Pato rinconero (Heteronetta atricapilla).

Los anseriformes están especialmente concentrados en el humedal de Putú (también conocido como humedal «Las Burras» o «Cuchi») y los pajonales de Junquillar y Quivolgo. Por otra parte, es posibles encontrar asociados al pajonal decenas de zambullidores, taguas y pidenes como el Pimpollo (Rollandia rolland), el Picurio (Podilymbus podiceps), la Huala (Podiceps major) e incluso el Blanquillo (Podiceps occipitalis) y el raro Pidencito (Laterallus jamaicensis) en pajonales como los de Putú.

Entre las garzas e ibis destaca, nuevamente, el extenso humedal de Putú como uno de los sitios de nidificación más importante de Chile para el escaso Cuervo de pantano (Plegadis chihi), el cual puede observase durante todo el año en números muy variables. Paralelamente la asociaciones de Garza boyera (Bubulcus ibis), Garza chica (Egretta thula), Garza grande (Ardea alba) y Garza cuca (Ardea cocoi), están presentes a lo largo de toda esta franja costera, hallándose también garzas nocturnas como el Huairavo (Nycticorax nycticorax) y el Huaravillo (Ixobrychus involucris).

Dentro de las rapaces destaca la abundancia de especies como el Peuco (Parabuteo unicinctus), el Aguilucho (Buteo polyosoma), el Bailarín (Elanus leucurus), el Vari (Circus cinereus), el Traro (Caracara plancus), muy raro a nivel regional en la costa, y la escasísima Águila pescadora (Pandion haliaetus) en la desembocadura del Mataquito. Pero por sobre todas estas especies sobresale la silueta del Halcón peregrino (Falco peregrinus), que hospeda y se reproduce todos los años en los peñascos que hay entre el río Huenchullami y el Mataquito (conocidos como sector de «La Trinchera»), frecuentando toda la red de humedales en busca de presas. Por otra parte, dentro de los albores, atardeceres del día y durante la noche, es posible detectar aves rapaces nocturnas como el Nuco (Asio flammeus), el Pequén (Athene cunicularia), el Tucúquere (Bubo virginianus) y el omnipresente Chuncho (Glaucidium nana).

Por último, dentro de esta serie de cuerpos de agua costeros destaca un nutrido número de especies de charadriformes infrecuentes o de agrupaciones inusuales en cuanto al número de individuos, como el
Pilpilén (Haematopus palliatus), el Playero semipalda (Calidris pusilla), Playero pectoral (Calidris
melanotos), Zarapito de pico recto (Limosa haemastica), Chorlo ártico (Pluvialis squatarola), Chorlo dorado (Pluvialis dominica), Chorlo chileno (Charadrius modestus), Chorlo nevado (Charadrius nivosus), Chorlo de doble collar (Charadrius falklandicus), Chorlo semipalmado (Charadrius semipalmatus), Becacina (Gallinago paraguaiae), Pollito de mar tricolor (Phalaropus tricolor), Perdicita (Thinocorus rumicivorus), Gaviotín piquerito (Sterna trudeaui) y el Rayador (Rynchops niger).

Share