La Reserva Natural Hacienda La Esperanza: un santuario para la Mergansa Pechirroja

By glorimar mayo 19, 2014
IMG_1561_mergansa_1

Mergansa pechirroja (Mergus serrator) en la RN Hacienda La Esperanza. Foto cortesía de Javier A. Román Nieves.

En el municipio de Manatí, ubicado en la costa norte de Puerto Rico, se encuentra la Reserva Natural Hacienda La Esperanza (en adelante RN Hacienda La Esperanza). Esta reserva, que tiene un área de 2,286 cuerdas, es parte de la red de áreas naturales protegidas Para la Naturaleza. En la RN Hacienda La Esperanza podemos encontrar una gran variedad de ecosistemas como humedales, estuarios, cerros calizos y valles aluviales que hacen de esta un refugio para especies migratorias, nativas y endémicas, algunas de las cuales se encuentran amenazadas, como la chiriría caribeña (Dendrocygna arborea).

En esta ocasión, se observó en el estuario del río Grande de Manatí una hembra de la mergansa pechirroja (Mergus serrator) durante un conteo de aves realizado el 2 de febrero de 2014 bajo el Programa de la Red Limícola. Esta ave pertenece al grupo de las anátidas, una familia que se caracteriza porque sus miembros poseen cuerpos redondeados, picos achatados con lamelas que les permite recoger alimento y dedos con membranas interdigitales. Sin embargo, la mergansa pechirroja difiere de los otros patos dentro de esta familia por tener un pico largo, estrecho y de bordes dentados como una sierra, de donde adquiere su nombre científico, serrator. Actualmente es considerada como un visitante accidental en Puerto Rico.

Mergansa pecirroja (Mergus serrator) en la RN Hacienda La Esperanza en febrero de 2014. Foto cortesía de Javier A. Román Nieves.

Mergansa pechirroja (Mergus serrator) en la RN Hacienda La Esperanza en febrero de 2014. Foto cortesía de Javier A. Román Nieves.

Por lo raro de la especie y por lo peculiar de su físico causó una gran sensación que atrajo a muchos pajareros tan pronto se corrió la voz. Mientras tanto un grupo de observadores estaban celebrando el Día de los Humedales como parte de una actividad de la Sociedad Ornitológica Puertorriqueña y decidieron ir al sector La Boca, en Barceloneta. Desde allí, vieron a la misma mergansa. Esta pescaba sumergiéndose con una gran habilidad en la desembocadura, entre las rocas ¡con sólo una pata!

La especie fue reportada por primera vez en el pueblo de Añasco en el año 1944. Setenta años más tarde se registra su primera observación en eBird , en enero del 2012 en las salinas de Cabo Rojo. El 28 de diciembre de 2013 Benjamín Díaz reportó en eBird un avistamiento en la desembocadura del río Grande de Añasco. Además, se observó en dos localidades del área norte de Puerto Rico en marzo de este año. Con la observación en la RN Hacienda La Esperanza es la primera vez que se reporta la especie en la región norte de la isla. Sin embargo, se necesitan más datos para tener un mejor conocimiento de distribución de esta especie en la Isla. En la actualidad sabemos que es la primera vez que descansa en la aguas de la RN Hacienda La Esperanza.

Merganza pechirroja (Mergus serrator) en el río Grande de Añasco en diciembre de 2013. Foto cortesía de Benjamín Díaz.

Mergansa pechirroja (Mergus serrator) en el río Grande de Añasco en diciembre de 2013. Foto cortesía de Benjamín Díaz.

Las reservas naturales, así como otras áreas naturales protegidas, son lugares importantes para nuestras aves migratorias. Al conservar su hábitat contribuimos a proteger la salud de los ecosistemas, a fomentar su estudio y, por supuesto, a mantener un espacio para los amantes que disfrutan la observación de las aves.