Micrófono abierto: una forma mejor y más sencilla de grabar sonidos de aves con teléfonos inteligentes

By Equipo eBird Colombia diciembre 27, 2018
Buff-breasted Mountain Tanager (Carriker's) Dubusia taeniata carrikeri

Para terminar el año, y para animar a los pajareros de Colombia a grabar y compartir más cantos de aves, reproducimos este artículo, escrito por Kathi Borgmann (escritora científica y coordinadora de comunicaciones en la Biblioteca Macaulay del Laboratorio de Ornitología de Cornell) que fue publicado en el blog de la American Birding Association el pasado 11 de diciembre (traducción por Ana María Castaño).

 

Ted Floyd, en su reciente artículo en Birder’s Guide to Gear, lo dijo mejor: ¡Grabar aves con su teléfono inteligente es increíble! La capacidad de grabar sonidos de aves con su teléfono inteligente abre puertas a las que solo se habían atrevido a golpear grabadores expertos. Y no sólo eso, como señala Ted, es bastante fácil de hacer.

Aunque su teléfono inteligente está equipado con una cámara de video que puede grabar sonido, usar la cámara de video es una forma incómoda de grabar sonidos de aves. Una forma mucho más sencilla de grabar sonidos de aves es descargar una aplicación de grabación gratuita. Estas aplicaciones gratuitas son fáciles de usar y requieren poca inversión de tiempo. Todo lo que necesita hacer es configurar sus preferencias una vez y ya está. La Biblioteca Macaulay del Laboratorio de Ornitología de Cornell tiene información sobre cómo configurar varias aplicaciones de grabación para teléfonos Android e iOS. En muchas de estas aplicaciones incluso se pueden transferir grabaciones a su computadora sin problemas.

Macaulay Library recomienda elegir una aplicación que te permita grabar archivos .wav sin comprimir (ver nuestra reseña de aplicaciones). Eso es terminología técnica para un formato de audio que proporciona la mejor calidad y la copia más precisa de los sonidos de la vida silvestre. También es el formato utilizado por los archivos de sonido dedicados a la conservación del audio a largo plazo.

Las aplicaciones pre-instaladas en los teléfonos inteligentes, como las notas de voz y su cámara de video, graban audio en formatos .mp3 o .m4a, lo que provoca la pérdida de datos acústicos para hacer que los archivos sean de menor tamaño. Estos formatos de archivo comprimido están diseñados principalmente para música, donde el audio importante para la audición humana se mantiene mientras se sacrifican las frecuencias que se consideran menos valiosas. Sin embargo, cuando se trata de canciones de aves, la eliminación de audio puede ser engañosa porque las aves escuchan los sonidos de manera diferente a como lo hacemos nosotros. Esto significa que el audio que podría no ser importante para los humanos podría ser importante para las aves. La compresión es incluso visible en los espectrogramas: las representaciones visuales de las canciones; como ilustración de ello observe los puntos blancos en el espectrograma a continuación donde se han perdido los datos.

También tenga en cuenta que en la época en que los teléfonos inteligentes pueden almacenar 64 gigabytes o más de datos y los discos duros de 1 terabyte cuestan menos de US$100, el tamaño del archivo ya no es un problema.

Cuando esté listo para archivar sus grabaciones en la biblioteca de Macaulay con su lista de eBird, le recomendamos que dedique unos minutos más para hacer su grabación aún más valiosa. Al igual que editaría sus fotos, querrá hacer la versión de audio de la edición ligera de fotos. Recomendamos utilizar un software gratuito de edición de sonido como Audacity u Ocenaudio para preparar sus grabaciones antes de cargarlas. El primer paso es guardar una copia de su grabación original en formato .wav. En segundo lugar, recorte los extremos de su grabación para deshacerse de cualquier ruido de manejo extraño, al igual que recortaría sus fotos. Tercero, dele a su grabación un aumento de volumen. Y finalmente, evite los filtros que eliminan el ruido de fondo u otras ediciones estéticas. Este tipo de filtrado no sólo no es necesario, sino que también elimina información valiosa de su grabación. Consulte la guía de instrucciones de Macaulay Library para obtener información adicional sobre cómo preparar sus archivos de sonido.

Si tiene grabaciones hechas con la cámara de video de su teléfono inteligente u otra configuración de cámara, no es cuestión de simplemente cambiar la extensión de archivo a .wav. Cambiar la extensión del archivo no lo convierte a un formato diferente y hace que el archivo sea engañoso para quien intente usarlo. Para convertir un archivo de video, necesita usar un programa de edición de audio como Audacity u Ocenaudio que puede extraer los canales de audio del video y convertirlos al formato .wav.

Una aplicación de teléfono inteligente especializada es el camino a seguir. No solo evita los pasos adicionales para eliminar el audio de un video, el tamaño reducido del archivo de audio le permite hacer grabaciones más largas, que son mucho más valiosas para la ciencia. Los archivos .wav que registre y contribuya a la Biblioteca de Macaulay serán más valiosos para los investigadores y otros en los próximos años. Cuando Arthur Allen, Paul Schwartz, L. Irby Davis y otros pioneros en el campo grabaron a mediados de 1900, nunca podrían haber soñado cómo se usarían sus grabaciones hoy.

Los investigadores utilizan las grabaciones de sonido para una gran variedad de temas, desde ayudar a entender las definiciones de las especies, a investigar la evolución del aprendizaje de sonido en las aves, a comprender por qué cantan algunas hembras, y más. ¡Y USTED puede usarlos también! Nada trae recuerdos de sus aventuras de observación de aves, como escuchar algo que se grabó. Únase a la comunidad de más de 8,500 grabadores que están ayudando a crear instantáneas de audio de aves en el paisaje de hoy. Visite nuestra guía práctica para tutoriales, guías de equipo y más.

 

PD: el repositorio natural de sonidos animales en Colombia es la Colección de Sonidos Ambientales del Instituto Alexander von Humboldt. Se sugiere a los nuevos grabadores de sonidos que depositen en ambas colecciones sus registros.

¡Felices fiestas y un 2019 lleno de aves para todos!